domingo, 21 de diciembre de 2014

¡FELIZ NAVIDAD! y Dos recetas de galletas

Y con estas galletas vengo a desearles una muy FELIZ NAVIDAD a todos los que pasen por aquí. Que tengan también un muy Feliz Año Nuevo que les traiga muchas cosas buenas, amigos, amor, salud y trabajo. ¡Nos vemos el próximo año!

Si todavía no has hecho galletas caseras para estos días, anímate con estas recetas, y si las haces después también, que no hay nada mejor que sacar unas galletas "navideñas" en enero para tomar un café.

1. Galletas de Miel y Chancaca (20 galletas grandes)

Ingredientes para la masa

125 grs. de miel
un pan de chancaca de 225 grs. (panela, papelón piloncillo, raspadura)
1/2 litro de agua 
300 grs. de harina sin polvos
65 grs. de mantequilla
1 cucharada no muy llena de cacao amargo
la punta de cuchillo de clavos de olor
la punta de cuchillo de nuez moscada
1/2 cucharadita rasa de canela

Para el glacé

125 grs. azúcar glas
1 clara
colorantes
mostacillas

En una olla poner el pan de chancaca de 225 grs con el medio litro de agua a hervir hasta que tome consistencia de jarabe espeso. De ahí se pesan los 125 gramos. El resto se guarda para otra ocasión.

En otra olla más grande ponemos la miel, jarabe de chancaca y mantequilla a fuego bajo a derretir. Se retira y vaciando en un tiesto agregamos cacao y especias.  Se le va uniendo la harina hasta formar una bola de masa que se lleva al refrigerador de un día para otro.

Al día siguiente se estira la masa de un grosor de 1/2 cmd, cortando figuras de estilo navideño con los moldes de nuestra preferencia.  

Horneamos en horno fuerte por diez minutos.

Una vez frías las galletas se adornan con un glacé que haremos con la clara sin batir y azúcar glas formando una pasta espesa.  esta se divide en diferentes pocillos para dar distintos colores, aplicando colorante de repostería, aplicamos primero el glacé y encima las mostacillas a nuestro gusto.  Una vez bien seco el glacé podemos guardar en latas herméticas.

Y ahora vamos a decorar nuestras galletas, haciendo un glacé muy sencillo con 125 gramos de azúcar y una clara de huevo para cada tanda de galletas. Coloreamos con colorantes vegetales, separando en diferentes pocillos los colores. Si no tenemos unas mangas apropiadas de tamaño podemos usar bolsitas de plástico. En la foto de la izquierda se ve la textura del glacé, y luego los dibujos.
 



2. Galletas de Miel de Caña de la Abuela
Nuevamente con nosotros la querida Fannie Farmer, la del pie de cereza de hace unos días. Ahora nos va a sorprender con una receta perfecta, esas galletas que en realidad tienen sabor a las de antaño, ojalá encuentren los ingredientes, pues son altamente recomendables, yo no he podido encontrar miel de caña, pero sí he usado "Golden Syrup", un producto que yo encuentro fácilmente en los grandes supermercados.

Las medidas: Como verán todos está indicado en tazas, por lo tanto no importa qué tamaño de taza usaremos, la proporción será la misma. Si es una taza grande saldrán 48 galletas, si usan una más pequeña  rendirá menos.

Ingredientes (Para 48 galletas)

Cernir: 2 1/4 tazas de harina de repostería; 1/2 cucharadita de sal;1/2 cucharadita de bicarbonato de soda;1 cucharadita de canela;1 cucharadita de clavos de olor

Batir hasta que esté cremoso: 2/3 taza de mantequilla; 1/2 taza de azúcar;1 cucharadita de ralladura de limón

Incorporar: 1 huevo;1/2 taza de miel de caña (melaza)

Agregar:   Los ingredientes secos cernidos

Poner :  en lata enmantequillada por cucharadas

Hornear:  12 minutos en horno moderado (180 grados C)

Abajo vemos primero la textura del batido, luego al medio el modo de hacer cada galleta  y a la derecha la distancia que debe quedar entre galletas, pues éstas van a crecer en el horno.
Una vez horneadas y frías las decoramos 




sábado, 13 de diciembre de 2014

Gallopinto o congrí o moros y cristianos

Una delicia caribeña y centroamericana:básicamente frijoles (alubias/porotos) negros y arroz, como ven, tiene varios nombres, según el país. Cada familia tendrá su manera de hacerlo, como tantos platos típicos lo tienen alrededor del mundo. En este caso me rijo por la receta que me pasara una amiga nicaragüense, la diferencia está en la terminación de la cocción, ella la hace en el horno, yo directamente sobre la llama muy suave.

Para una olla grande, para diez o más porciones, los ingredientes son:

300 gramos de frijoles negros
1 taza de arroz común (o el que tengas a mano)
2 pimientos rojos
2 cebollas
1 ramo grande de cilantro
1 cabeza de ajo
1 cucharadita de sal de mar (si usamos sal común podemos poner más cantidad: 1 cucharada sopera)
Chorreón de aceite vegetal

Cocción de los frijoles: Dejaremos en abundante agua remojando la noche anterior nuestros frijoles y al día siguiente cocemos en el recipiente en que acostumbramos a hacer las legumbres:  yo uso una olla a presión. Descartamos el agua del remojo y lavamos bien los frijoles. Los ponemos en una olla con agua suficiente para su cocción, en caso de usar olla a presión es necesario que el agua los cubra bien, quedando el agua un centímetro por encima de las legumbres. En esa olla agregamos 1 cebolla en cuartos, un pimentón (desvenado y sin semillas) también en cuartos, la mitad del ajo y la mitad del cilantro (NO ponemos sal, para no retardar la cocción). Tapamos la olla sellando la tapa y llevamos al fuego fuerte, una vez que comience a salir vapor reducimos a fuego bajo y dejamos por veinte minutos. Pasado ese tiempo los frijoles estarán cocidos, pero firmes.




















Ahora preparamos el sofrito para armar el gallopinto:

Lo ideal es usar una olla de fierro o de barro, hoy he usado la de fierro, en el barro quedan mejores.

Picamos finamente la segunda cebolla, el pimentón, el ajo sobrante y el cilantro (éste último lo reservamos). Doramos con el aceite por 10 minutos la cebolla, pimentón y ajo y luego incorporamos la taza de arroz, doramos apenas un poco más. Ahora colamos los frijoles y también volcamos en el arroz  cinco tazas de éstos. Finalmente tomamos dos tazas del caldo de cocción de los frijoles, disolvemos en él una cucharadita de sal de mar y agregamos. Dejamos hervir con olla tapada a fuego muy lento por 20 minutos. El arroz se cocinará, los porotos ablandarán lo suficiente y el conjunto estará seco y listo para degustar. En este momento agregamos el cilantro picado.

Como se ve en la primera foto, he preparado una especie de casado,  plato muy popular en Costa Rica, donde el gallopinto va acompañado de  plátano frito (he puesto banana), huevo frito,  alguna carne y ensalada de repollo (Yo he puesto ensalada de palta y tomate).  Este gallopinto o moros  y cristianos o congrí  podemos tomarlo como plato único, con una ensalada o con carnes, le va bien a todo.

El caldo de cocción de los frijoles se llama sopa negra, es contundente y muy sabroso,  si les sobrara lo no tiren, es muy bueno tomado bien caliente, solo, con croutones o un huevo. No olviden poner entonces la sal que no agregamos en la cocción.

Acerca de la palta:  A veces se complica esto de pelarla y cortarla en dos cuando no tenemos mucha práctica: lo más importante es escoger los aguacates en su punto de maduración, para ello NO es necesario tocar y apretar toda la palta, basta con hacerlo arriba donde está la unión con el tallo, si esa parte está tierna al tacto significa que ya está en su punto. Si está muy blanda es mejor descartar o dejar para puré.  Luego cortamos en dos con un cuchillo (yo uso uno de serrucho) y la semilla quedarán en uno de los lados. Pelamos con el mismo cuchillo y luego lo clavamos fuertemente en la semilla de modo que ésta quedará pegada al cuchillo. Luego cortamos a nuestros gusto para presentar.

El aguacate se cree es originario del Perú. Es rico en potasio,Vitamina B6, E, A y B. Posee grasas monosaturadas (de las buenas, que son antioxidantes). Una máscara de aguacate dará luminosidad a nuestro cutis. Es por tanto, bueno para el corazón, la circulación y la piel. Ayuda a aliviar el Sindrome Premenstrual y protege contra el cáncer. 

Se recomienda consumir con moderación, pues puede resultar pesado para nuestro hígado y tiene la no despreciable cantidad de 276 calorías por unidad de tamaño mediano.